Dagmara Brown López ha confesado, se fue a España “por amor”.

Dagmara Brown, a la derecha, mientras imparte una clase de danza. (imagen de internet)

  Dagmara Brown López, ex bailarina del Ballet Nacional de Cuba, ha confesado se fue a España “por amor” y luego se abrió camino como coreógrafa de la selección nacional española de gimnasia que logró la plata en las pasadas Olimpiadas de Río, según ha declarado la artista ha una cabecera digital de España.

  El sitio Cibercuba mostró, el pasado marzo, una entrevista concedida por la bailarina al diario El Español,  donde la cubana relató cómo tuvo que dedicarse a la enseñanza en Madrid y perfeccionar su técnica en el tradicional baile flamenco. En relación a la práctica del ballet en Cuba, la bailarina explicó:

  “El ballet en Cuba (…) ha sido como un vínculo que ha roto incluso barreras políticas. Hubo un período en que no daban visados para ir a algunos sitios, y el ballet rompió un poco todos esos esquemas. Gracias a eso pudimos viajar”, dijo Brown, quien integró en 1978 la primera gran delegación que viajó a Estados Unidos.

  “Fue un tiempo en el que la compañía era muy estable… Ahora pasa que los bailarines están dos años en la compañía y se quedan en algún país. Esos años sentíamos que la compañía era propiedad nuestra “, dijo.

  Sobre su experiencia al abandonar la isla y la compañía, Dagmara expresó que sintió dudas, porque, en primer lugar, en Cuba “yo fui cinco años secretaria de la Juventud Comunista del Ballet. Me eligieron… Todo eso te condiciona. Cuando me tocó venir yo ya era miembro del Partido. Y a la hora de decidir, lo que más me costaba era dejar de bailar (…) Tenía un niño pequeño. Y luego la separación con mi marido…”, contó.

  Fue en una gira por España que a su amor “le tocó ir al Festival Internacional de Ballet de La Habana Valencia, y ahí ya se armó todo”.

  Dagmara ve el ballet como un privilegio de Cuba porque “la cultura es cara. El ballet es un arte de élite, en todas partes. Pero en Cuba es normal. Un taxista te habla de El Lago de los cisnes como si fuera… Eso es raro. Tuvo mucho que ver la conciencia de crear una sociedad especial. Pero eso ahora ha cambiado. Yo creo que allí a la gente no le emociona ya tanto ser médico, ingeniero, científico, músico… El asunto es que en Cuba viajar se convirtió en una obsesión”, dijo.

  Confesó al referido medio que cuando viaja a Cuba a ver a su madre, “en las conversaciones Fidel es todavía el ídolo. Porque nunca se le vio con corrupción, y eso se idealizó”.

  “Pienso que si se hubiese muerto cuarenta años antes habría sido el estadista más importante del siglo XX. El problema es que la gente se ha quedado ahora con lo malo”, opinó.

  Actualmente, Brown y “sus niñas” de la selección trabajan sin descanso junto la seleccionadora del equipo final, Anna Baranova, y su segunda, Sara Bayón, para llegar a su próximo objetivo: el Campeonato Mundial de Gimnasia Rítmica a celebrar el próximo verano en Pésaro (Italia).

  Confesó al referido medio que cuando viaja a Cuba a ver a su madre, “en las conversaciones Fidel es todavía el ídolo. Porque nunca se le vio con corrupción, y eso se idealizó”.

  “Pienso que si se hubiese muerto cuarenta años antes habría sido el estadista más importante del siglo XX. El problema es que la gente se ha quedado ahora con lo malo”, opinó.

  Actualmente, Brown y “sus niñas” de la selección trabajan sin descanso junto la seleccionadora del equipo final, Anna Baranova, y su segunda, Sara Bayón, para llegar a su próximo objetivo: el Campeonato Mundial de Gimnasia Rítmica a celebrar el próximo verano en Pésaro (Italia).

RD/MH,16-04-2017,Madrid.