De vuelta en Cuba, Yunieski Maya.

  Caminaba hace unos días por las áreas del estadio Capitán San Luis de la provincia cubana de Pinar del Río, cuando me llamó la atención unos jóvenes que se tiraban fotos junto a otro chico, más alto que ellos, y quizá con más edad, junto a un auto de turismo, se trata de Yunieski Maya, que anda de vuelta por Cuba.

Por: Javier Rosales

  Esforcé un poco mi deteriorada vista desde lejos y al reconocerlo, me dije: “Se parece, pero hace apenas dos días, le vi lanzando por República Dominicana y frente a Cuba en la Serie del Caribe”. Pero no había dudas, era él; después de casi nueve años, regresaba a su Patria el lanzador vueltabajero Yunieski Maya.

  Mi mente voló entonces a aquellos años en que recogía pelotas en el cuartel general de los medias verdes, y se acercaba con atrevimiento a las reuniones de equipo que “El relámpago de Bahía Honda”, Alfonso Urquiola, sostenía con sus discípulos. ¿Pretensiones de ser pelotero?

  Vaya si lo logró; cuando Yuniesky Maya Mendiluza decidió abandonar la Isla solamente para probarse en otro béisbol, se vio, de la noche a la mañana, en un equipo de Grandes Ligas (Nacionales de Washington), con apenas un triunfo en tres temporadas, pero su empeño lo llevó a transitar por varias selecciones hasta llegar a República Dominicana.

  En el currículum de Maya encontramos, además, una incursión en la Korean Baseball League (KBO) donde, a pesar de no rendir lo esperado, lanzó un juego de cero jits y cero carreras, defendiendo la camiseta de los Osos de Doosan.

  Me traslado a los sentimientos de Maya, al estar de vuelta en su provincia, después de nueve años. Reunirse con la familia, las amistades, visitar el barrio donde nació; me luce como energía renovadora para alcanzar lo que, estoy seguro, no ha renunciado todavía a pesar de su edad; ingresar de nuevo en las Grandes Ligas.

jr/MH,14-04-2018,Cuba.