Estados Unidos no cree que Cuba esté detrás de los ataques sónicos perpetrados contra funcionarios de la embajada estadounidense en La Habana.

  “Estados Unidos no cree que Cuba esté detrás de los ataques sónicos perpetrados contra funcionarios
de la embajada estadounidense en La Habana, según divulgaron fuentes relacionadas con la
investigación a raíz de estos sucesos sin precedentes que han amenazado con dar una vuelta de
tuerca a las incipientes relaciones diplomáticas entre ambos países” dice un despacho de agencia española de noticias.

  Poco antes de la reunión que efectuó este martes el secretario de Estado norteamericano Rex Tillerson
con Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, la Casa Blanca indicó que “nadie
cree que los cubanos sean los responsables”. Todas las pruebas indican que no lo están”, señaló la agencia estadounidense AP.

  En el encuentro de mas alto nivel sostenido entre Cuba y Estados Unidos tras la llegada de Donald
Trump al poder, Tillerson se reunió con el canciller cubano para debatir especialmente los ataques
contra los diplomáticos estadounidenses en suelo cubano.

  Las conversaciones, a petición de las autoridades cubanas, se efectuaron en el Departamento de
Estado.

  Los problemas de salud causados a 21 diplomáticos norteamericanos y cinco canadienses por estos
ataques sónicos, cuyas causas hasta el momento se desconocen, han llevado a que el gobierno de
Trump valore seriamente cerrar la embajada en La Habana, reinaugurada en 2015 bajo el clima de
distensión entre ambos gobiernos luego del restablecimiento de relaciones diplomáticas impulsado por
Barack Obama.

  La investigación por estos extraños sucesos ha llevado a que los servicios de seguridad cubanos y
estadounidenses se mantengan trabajando en conjunto para despejar este enigma que ha provocado
una escalada en las tensiones entre ambos países, cuyas relaciones han vuelto al clima de la Guerra
Fría con la llegada de Trump a la Casa Blanca.

  El propio Raúl Castro negó la implicación de los cuerpos de seguridad cubanos en estos ataques
durante un encuentro con el jefe de la diplomacia de EE UU en Cuba, Jeffrey DeLaurentis.

  La inteligencia cubana está colaborando estrechamente con el FBI y la Real Policía Montada de
Canadá que enviaron a varios de sus miembros a la nación caribeña para llevar a cabo la investigación
sobre estos misteriosos ataques sónicos sucedidos entre noviembre de 2016 y los primeros meses de 2017 en las residencias de funcionarios estadounidenses y canadienses, y en el hotel Capri de La
Habana.

EFE/MH,27-09-2017,Madrid.

MH

Un diario online que publicá textos, imágenes y videos de la nación cubana e Iberoamericana.