Chucho Valdés visitó La Casa Blanca.

CaféFuerte. PaquitoChucho-display
(Izq-Der) “Paquito” D’ Rivera y “Chucho” Valdés.

  “Esperar es de sabios”, He dejado pasar los meses para ver si la prensa cubana daba una noticia cultural muy importante; el gran pianista y compositor cubano “Chucho” Valdés (Dionisio Jesús Valdés Rodríguez, Quivicán 1941) fundador-director de la agrupación de Jazz “Irakere”, visitó La Casa Blanca y, con otros, estuvo ante el mismísimo Barack Obama, presidente de EE.UU.

La Habana,  mayo/2016.- Por Jorge del Toro Cancelo.

  Imaginen en ese visita, las manos de Chucho sobre el piano en compañía de grandes de la música como Pat Metheny, Sting, Aretha Franklin, Chick Corea y su viejo amigo el saxofonista “Paquito” D’ Rivera (Francisco de Jesús Rivera Figueras, La Habana 1948) exiliado en los EE.UU desde inicios de los 80 del pasado siglos, todos ellos conocidas personalidades del mundo del Jazz.
  Chucho Valdés y D’ Rivera se reunieron el 30 de abril en La Casa Blanca para celebrar junto a otras estrellas internacionales el “Día Internacional del Jazz”, acompañados de otros grandes, interpretaron el clásico “Con poco coco”, una pieza del gran músico criollo “Bebo” Valdés – el padre de “Chucho” -, la cual se considera, además de un tributo a Bud Powell, la primera “descarga” grabada en un disco en la historia del jazz latino; mientras la prensa cubana callaba sobre ese acontecimiento.

ensayo de concierto de Jazz en casa blanca imgen martí noticias.
(Imagen: tomado de Martínoticias) Ensayo del concierto en La Casa Blanca por celebración del Día del Jazz.

  Sin dudas, la cita era trascendente y de relevancia cultural, pero no se conoció de ella en Cuba, hay que asombrase de que, en su momento, en Google no se posicionaran los medios de prensa nacionales dando a conocer a los cubanos la información, sobre la que se mantuvo un silencio que privo a los residentes en la Isla de disfrutar y de sentirse orgullosos de la comparecencia a primer nivel de dos grandes de la música, contrasta que por entonces la prensa cubana se hacía eco de la presencia en La Habana de figuras como Kardashian, Chanel o de que el centro de La Habana se paralizará para las filmaciones del octavo trailer de “Rápido y Furioso”.
  De mis tiempos juveniles me vienen dos recuerdos imborrables, escuchar por primera vez, en la radio, el número que dio a conocer a Irakere – “Bacalao con pan”. También, una noche de 1979, en la que el grupo ya consagrado ofreció un concierto en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), donde “Paquito” D’ Rivera interpretó en tiempo de jazz el Adagio del Concierto de Mozart, mientras le acompañaba una banda liderada por “Chucho e integraban Arturo Sandoval, Enrique Plá, los tocayos Carlos Averoff y del Puerto, entre otros.
  “Irakere supuso un punto de inflexión en la música afrocubana. Tomábamos canciones yoruba -Irakere en esta lengua significa vegetación- y otros estilos, incorporando a instrumentos como los tambores batá, bongós o güiros, electricidad, improvisando con el jazz. De alguna manera le dimos una vuelta de tuerca más a lo que Chano Pozo y Dizzy Gillespie venían haciendo, dándole un futuro y un nuevo sentido a lo afrocubano”, expresó Chucho Valdés al diario español El Mundo.
  Chucho hizo en La Casa Blanca, digamos que, un breve alto en la gira de presentación del nuevo disco “Tributo a Irakere” el que se promociona por ciudades como Bilbao, Zaragoza y Málaga; Chucho apunta: “Los chicos y yo hemos intentado tocar a la manera de los primeros años de Irakere, pero aportando nuestras sensibilidades de hoy, el sonido Irakere es muy particular y de alguna manera este disco lo reivindica”.
  “Paquito”, “Chucho”, Cuba, La Casa Blanca, Obama, ¿todo revuelto? En algún momento de sus vidas los dos artistas se vieron separados por sostener posiciones encontradas. Parafraseo al gran actor cubano-americano Andy García, quien dijo una vez que la música acabaría por unir a todos los cubanos.
  “Chucho”, “Paquito”, ambos con su medio siglo sobre las espaldas, desde que fueron integrantes de la Orquesta Cubana de Música Moderna, sin duda seguro se abrazaron, sintieron el uno el calor del otro, ocasión esa en la que D’ Rivera reiteró una vieja gratitud, la de siempre agradecer a “Chucho” y a su hermano Oscar Valdés, cantante y percusionista, que le dieran la oportunidad de incorporarse en 1973 a Irakere, a pesar de todas las presiones políticas que entonces había para impedirlo.
  La prensa cubana calló. Pero “Chucho” y “Paquito” se abrazaron, para así dar una lección a Cuba y a los cubanos, el abrazo.

jtc/jgo/MH,04-07-2016,Madrid.

MH

Un diario online que publicá textos, imágenes y videos de la nación cubana e Iberoamericana.