Barack Obama ha comunicado el fin de la política de “pies secos, pies mojados” con carácter inmediato.

obama (2)
El presidente de EE.UU. Barack Obama

El presidente Barack Obama ha comunicado el fin de la política de “pies secos, pies mojados” con carácter inmediato, desde este 12 de enero en una de sus últimas decisiones al frente de la Casa Blanca, dando fin a más 20 años en los que la mayoría de los cubanos se podían quedar en el suelo estadounidense y con el tiempo aplicar a residencia en el país aunque su entrada hubiera sido de forma ilegal.

  La medida llega cuando la cifra de emigrantes de la isla a EE.UU. va en aumento, si se tiene en cuenta que durante el 2016 se quedaron en territorio norteamericano 63 mil cubanos,según medios de prensa, la gran mayoría de ellos arribaron por la frontera EEUU-México, luego que temerosos de perder este privilegio se movieron de manera descontrolada por Centroamérica, dando lugar a finales de 2015 a una crisis en varios estados vecinos de México.

  Asimismo, el mandatario ha ordenado el término de un programa que incentivaba que médicos cubanos fueran acogidos en EE.UU.

  La decisión supone un cambio drástico en las relaciones bilaterales con Cuba, ha dicho Obama, quien ha agregado “Hoy, EE.UU. está dando pasos importantes para avanzar hacia la normalización de relaciones con Cuba y darle una mayor consistencia a nuestra política migratoria”, al mismo tiempo señala “la mejor manera de garantizar que los cubanos pueden disfrutar de prosperidad, buscar reformas y determinar su propio destino”.

  La Ley de Ajuste Cubano de 1966 garantiza que todo cubano que entre al país de forma legal podrá obtener la residencia al año y un día de poner pie en territorio norteamericano. En 1995 el Gobierno de Bill Clinton hizo un agregado a esa normativa que se pasó a conocer como la política de “pies secos, pies mojados”, que implicaba que todo cubano interceptado en el mar (“pies mojados”) era devuelto a la isla, pero los que lograran tocar tierra (“pies secos”) podían permanecer en EE UU, obtener un permiso de trabajo y unas ayudas iniciales y, transcurrido el año, pedir la residencia permanente.

 A partir de la decisión de Obama, “los ciudadanos de Cuba que intenten entrar a EEUU ilegalmente y que no cualifiquen para auxilio humanitario serán sujetos a ser devueltos a Cuba, en concordancia con las leyes de Estados Unidos y las prioridades en su aplicación”, con lo que los cubanos quedan en igualdad de condiciones con otros inmigrantes.

 Obama explica, “Al tomar esta medida tratamos a los migrantes cubanos de la misma manera que tratamos a los migrantes de otros países. El gobierno cubano ha aceptado el retorno de los ciudadanos cubanos que serán ordenados a volver a Cuba, así como ha venido aceptando el retorno de los migrantes interceptados en el mar”.

RD/MH,13-01-2016,Madrid.

MH

Un diario online que publicá textos, imágenes y videos de la nación cubana e Iberoamericana.