Que levante la mano el cubano que no ha comprado un pomito de aceite.

  Que levante la mano el cubano que no ha comprado un pomito de aceite en el mercado negro, una lámpara de luz fría robada de una oficina o carne de res de una vaca hurtada y sacrificada la noche anterior de manera ilegal.

  Por: Yasser Rojas Fuentes.

  Y es que, los bajos salarios que paga el gobierno provocan que la gente sea deshonesta muchas veces. Si no ganas CUC, estas obligado a vivir de la libreta de abastecimiento y usar el mercado subterráneo (negro), de lo contrario, te mueres de hambre.

  Por estos días, Cuba está más cerca, mucha gente accede a las redes a través de sus teléfonos y con frecuencia te encuentras con amigos de antaño, a los que antes de aceptar su amistad, necesitas revisar de punta a cabo sus perfiles, por los años sin verlos, y el implacable paso del tiempo en nuestras fisonomías.

  Que bueno encontrarte con toda esa gente, con quienes alguna vez fuiste muy feliz, y que hoy siguen allí, en la caliente, como ellos mismo dicen.

  Mi amigo Pepe es uno de esos internautas asiduos, todavía tiene el pelo largo como cuando estábamos en la universidad, a pesar de sus 46 años. Bola de pelo, como le decíamos, es ingeniero eléctrico y tiene tres hijos adolescentes. Cada viernes, cuando sale del trabajo, va en botella desde Cienfuegos hasta La Habana para comprar 500 cajas de fósforos, las cuales adquiere allí en 2 pesos cubanos cada una, para luego venderlas en 4 pesos.

  “Si no hago eso me come el león, son tres chamas pidiendo diariamente. Las cajas las vendo a varios puntos que tengo, le gano dos pesos a cada una y quienes me las compran se ganan uno. Una caja de fósforos esta en 5 pesos cubanos en las calles”, me cuenta por Messeguer.

  Lucy lleva algún tiempo con su cafetería; vende dulces y refrescos, a ella la había visto en visitas recientes a cuba, ahora también somos amigos en Facebook.

  ¿Sigues con la cafetería?, fue mi primera pregunta. Después de su respuesta afirmativa le pregunté cómo se las estaba arreglando con la materia prima, a lo que me respondió: “Es imposible que una cafetería prospere si las cosas las adquieres en el mercado minorista, tú sabes cómo funciona esto, no te hagas el extranjero”.

  También me encontré con Eduardito, el hermano menor de Felipe, mi amigo de secundaria. Es español, gracias a su abuelo, “El gallego”, como le decíamos los muchachos de entonces.

  “A cada rato voy por EEUU. Me dedico a comprar piezas de carro en Panamá y Miami, de eso estoy viviendo”, me comenta.

  Tras indagar si me podía llevar un parabrisas de moscovish a cuba, me saca rápidamente la cuenta de cuanto me costaría. Según yo, el precio estaba un poco caro, a lo que me contestó:

  “Imagínate, hay que aflojar mucho billete a los tipos de la Aduana para poder pasar la mercancía. Esto es una cadena y todos quieren probar el pastel. Se beneficia mucha gente con mi negocio, y si no lo hago así, no puedo hacerlo”, sentenció.

  Por problemas de espacio y para no aburrirlos, les cuento solo tres ejemplos, pero son muchos. El cubano sobrevive inventando dentro de una economía subterránea que le gana a todas las demás, y que viene acompañada de corrupción, mucha corrupción.

  En un dramático discurso en la Universidad de La Habana en 2005, Fidel Castro se refirió a la corrupción reinante en el país, y aseguro, que esta podría acabar con la Revolución, pero 14 años después, siguen ahí, como mejores amigas.

  Su hermano, Raúl Castro (2008-2018), creó la Contraloría General de la República con el objetivo, según dijo, de auxiliar a la Asamblea Nacional y al Consejo de Estado en el cumplimiento del mandato constitucional de ejercer la fiscalización de todos los organismos del Estado y el Gobierno, sin embargo, a decir de algunos, el nuevo aparato no resuelve mucho, porque está integrado “por las mismas gentes”. Es decir, que son funcionarios gubernamentales que se protegen y apuntalan unos a otros.

  Entre tanto, Miguel Diaz-Canel, ha puesto a la economía y su eficiencia, en primer orden de su gobierno; mientras tanto, mis amigos, los que se quedaron, continúan sobreviviendo.

yrf/MH,09-03-2019. Portland.EE.UU.

MH

Un diario online que publicá textos, imágenes y videos de la nación cubana e Iberoamericana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*